Colabora con Sos Oceanos

¿Cómo puedes ayudar a SOS OCEANOS? Hazte socio de la organización SOS OCEANOS o realiza una donación, de esta forma nos estás ayudando a seguir defendiendo y protegiendo los Mares y Océanos. Nº Cuenta para Donaciones: SOS OCEANOS, SABADELL ATLANTICO 0081-7017-73-0001111615 Organización sin ánimo de lucro SOS OCEANOS número registro nacional 533963, NIF G76050137.

viernes, 24 de junio de 2011

Seguimiento de depredadores marinos


Un estudio sin precedentes del seguimiento de depredadores durante una década en el Océano Pacífico ha encontrado una distribución más amplia de algunas especies de las que en un principio se pensaba, relaciones desconocidas entre otras especies y la importancia de los "puntos calientes" de diversidad biológica para la supervivencia de la mayoría de estas criaturas marinas.

En el programa de campo, llamado Tagging of Pacific Predators - o TOPP - en el se que observaron 23 especies durante los años 2.000-09 participaron investigadores de varias instituciones.

Los resultados del estudio se publican esta semana en la revista Nature.

"Una cosa que rápidamente se hizo evidente es que hay muchas similitudes entre los principales depredadores en el Sistema de la Corriente de California", dijo Bruce Mate, director del Instituto de Mamíferos Marinos de la Oregon State University y co-autor del estudio. "Hay una gran coincidencia en el territorio, por ejemplo, entre las ballenas azules y el atún. Las ballenas azules comen krill; el atún come peces que se alimentan de krill.

"Sin embargo, el krill y las condiciones del mar que promueven su abundancia, son la clave para las dos especies", agregó Mate, quien dirigió la parte de cetáceos del estudio TOPP. "Cuando hay puntos de krill y otros alimentos, los depredadores los encontrarán".

La mayoría de estos puntos de afloramiento, o la fertilización de las aguas superficiales con nutrientes ricos de aguas más profundas, son resultado de la mezcla por el viento. Un punto caliente biológico, se produce justo al oeste de Santa Bárbara, California, donde viene el viento alrededor de Point Conception y provoca fuertes corrientes ascendentes.


"Cuando los vientos no decaen, vimos que las ballenas comen, literalmente, todos los alimentos disponibles en tres días, y luego se marchan", dijo Mate. "La mayoría de ellas se trasladaron a las Islas Farallón, cerca de San Francisco, que es otra productiva área de alimentación. Las ballenas azules probablemente conocen estos puntos calientes por la experiencia. En lugar de esperar a que un afloramiento renueve la población de krill, recorren 400 kilómetros en tres días para encontrar una nueva fuente de alimento".

El estudio también encontró, sin embargo, que algunas especies tienen más dificultades con la productividad pobre del océano, como sucede a menudo durante los episodios de ¨El Niño¨. Las aves costeras también dependen del krill, durante un episodio de ¨El Niño¨ en 2006-07, la mayoría de sus crías no prosperaron, señalaron los investigadores.

Los Pinnípedos - incluyendo focas y leones marinos - normalmente tienen una tasa de natalidad del 80 por ciento de éxito, pero en años de El Niño se reduce a un 20 por ciento. "La mayoría de las crías mueren", dijo Mate, "porque las madres no pueden producir suficiente leche".
El estudio TOPP fue el primero en estudiar a escala en una cuenca del océano la distribución de depredadores marinos y los movimientos que realizan. La enorme cantidad de datos recopilados ayudarán a los administradores de recursos a desarrollar estrategias efectivas de protección de los océanos, dicen los investigadores.

El estudio subraya la importancia de los depredadores en los diferentes ecosistemas, tomando nota de cómo la pérdida del atún rojo y el marrajo sardinero en el Atlántico contribuyeron a la casi extinción del bacalao y otras especies similares.

Mate, un pionero en el uso de satélites para seguir a las ballenas en peligro de extinción y otras especies, ha estudiado a las ballenas azules desde hace décadas y ha aparecido en la revista National Geographic y en la película del National Geographic Channel. La mayor parte de ese documental se rodó a bordo del barco de investigación de la Oregon State University "Pacific Storm", que evaluó a las ballenas azules marcadas frente a California en otoño después su primer apareamiento de invierno y descubrió un área de parto de 500 millas en Costa Rica.

Las ballenas azules pueden ser únicas entre las grandes ballenas en el uso de las áreas de reproducción donde se puede seguir alimentando. Curiosamente, las ballenas no tienen una sola ruta para esta migración, sino que utilizan una variedad de rutas en alta mar y de tiempo variable.

La ballena azul adulta puede llegar a la longitud de una cancha de baloncesto y pesar tanto como 25 elefantes grandes juntos. La boca de una ballena azul podría tener capacidad para 100 personas, dijo Mate, aunque su dieta es principalmente krill de una pulgada y media de largo. El corazón de una ballena azul es del tamaño de un automóvil pequeño. Los científicos dicen que la ballena azul es la criatura más grande que jamás ha habitado la Tierra - y es uno de los animales más fuertes en el mar, capaces de emitir sonidos equivalentes a las de un motor a reacción, aunque a frecuencias por debajo de la audición humana.
Mate y sus colegas también hicieron el seguimiento a una ballena de aleta durante más de un año, como parte de la investigación TOPP.

"Hizo algo que no esperábamos", dijo con una sonrisa. "Por lo general, pensamos que las grandes especies de ballenas van hacia el sur para el invierno y al norte en el verano, pero esta ballena pasó su invierno en el Golfo de Alaska y no fue hacia el sur hasta la primavera cuando iba hacia el sur hasta la punta de Baja California, pero volvió de nuevo hacia el Golfo de Alaska, sin detenerse en ninguna parte. En total, la ballena hizo cuatro viajes a través de una amplia zona de 30 kilómetros cerca de la isla de Vancouver, lo que sugiere una preferencia por un corredor muy preciso.

"Es difícil generalizar sobre el comportamiento de las ballenas con un tamaño de muestra pequeño", dijo Mate. "Pero ese es el valor de seguimiento de los animales en los últimos años a través de esfuerzos como el programa de TOPP. Aprendemos acerca de los patrones y la variabilidad e, inevitablemente, nos enteramos de algo que no sabíamos antes y muchas veces es real y fundamentalmente diferente que lo que pensábamos que encontraríamos".

Entre los depredadores del Océano Pacífico seguidos por los investigadores, además de las ballenas y atunes, hubo varias especies de tiburones, tortugas laúd, dos especies de albatros, petreles de hollín, los focas del Norte y elefantes marinos de California.

Tracking apex marine predator movements in a dynamic ocean . Nature, 2011; DOI: 10.1038/nature10082
Artículo científico: 1.B. A. Block, I. D. Jonsen, S. J. Jorgensen, A. J. Winship, S. A. Shaffer, S. J. Bograd, E. L. Hazen, D. G. Foley, G. A. Breed, A.-L. Harrison, J. E. Ganong, A. Swithenbank, M. Castleton, H. Dewar, B. R. Mate, G. L. Shillinger, K. M. Schaefer, S. R. Benson, M. J. Weise, R. W. Henry, D. P. Costa.

Otros enlaces:
The Pacific Ocean's 'corridors of life'http://www.sfgate.com/cgi-bin/article.cgi?f=/c/a/2011/06/23/MNMB1JVGU5.DTL
http://www.topp.org/
College of Oceanic and Atmospheric Sciences


1 comentario:

  1. cuando escuche esta noticia yo estaba en un hotel en recoleta de vacaciones, espero que dejen de estas en peligro estos mamíferos marinos

    ResponderEliminar