Colabora con Sos Oceanos

¿Cómo puedes ayudar a SOS OCEANOS?
Hazte socio de la organización SOS OCEANOS o realiza una donación, de esta forma nos estás ayudando a seguir defendiendo y protegiendo los Mares y Océanos.
Puedes ponerte en contacto en info@sos-oceanos.org

Organización sin ánimo de lucro SOS OCEANOS número registro nacional 533963, NIF G76050137.

jueves, 29 de julio de 2010

EL FITOPLANCTON DE LOS OCÉANOS ESTÁ DESCENDIENDO DE UNA MANERA ALARMANTE


DISTRIBUCIÓN EN LOS OCÉANOS DEL FITOPLANCTON


IMÁGENES POR SATÉLITE,NASA, EN LAS QUE SE OBSERVA EL FITOPLANCTON











Según un estudio publicado por la revista “Nature”, el fitoplancton que se encuentra en los océanos esta descendiendo de una manera alarmante, a un ritmo de 1% por año causado en gran parte por el calentamiento global.
El fitoplancton son una especie
de algas marinas microscópicas con capacidad fotosintética y que viven dispersas en el aguas, unas algas microscópicas presentes en todos los mares y océanos del mundo y que son responsables de la mitad de la producción orgánica del planeta.
Pese a su tamaño diminuto, el plancton que se halla en los océanos es crucial para gran parte de la vida sobre la Tierra. Es el cimiento de la red alimenticia marina, produce la mitad del oxígeno en el mundo y absorbe el anhídrido carbónico pernicioso… pero está declinando a velocidad.
El fitoplancton es vital porque estos microorganismos producen la mitad de la materia orgánica de la Tierra y gran parte del oxígeno de la atmósfera por lo que su déficit podría afectar a los procesos climáticos y a ciclos bioquímicos como el del carbono. Estos organismos son además la base de la cadena alimenticia y ecológica de los ecosistemas marinos. Sirven de sustento a un buen número de animales, desde los más pequeños como el zooplancton del que se alimentan las ballenas, hasta grandes cetáceos, peces y aves marinas.
"El fitoplancton es el combustible con el que funcionan los ecosistemas marinos. El declive de estas formas de vida afecta a todos los organismos que se encuentran por encima de ellas, incluidos los humanos", asegura Daniel G. Boyce, investigador del Departamento de Biología de la Universidad de Dalhousie (Canadá) y uno de los autores del estudio
Aunque la disminución del fitoplancton no nos afecta directamente, indirectamente puede tener un gran impacto en los ecostistemas de los cuales el hombre se alimenta, y en la regulación de los niveles de oxígeno.
Para los científicos la reducción de la biomasa de fitoplancton en los océanos está vinculada al calentamiento global.
Según los autores, esta tendencia está especialmente bien documentada en el Hemisferio Norte y durante la última mitad del siglo XX. La pérdida de fitoplancton en ese periodo puede alcanzar el 40%. Además, pudieron relacionar el descenso en la abundancia de estos organismos con el aumento de la temperatura en la superficie del océano y con las cambiantes condiciones oceanográficas.
Para llegar a esta conclusión, los científicos han analizado una colección sin precedentes hasta la fecha de datos oceanográficos históricos, datos que se remontan a casi 100 años de antigüedad, y , muchos de ellos procedentes de pruebas de Secchi (1), y de investigaciones recientes realizadas con satélites. Los autores han tardado tres años en analizar la ingente cantidad de datos procedentes de todos los océanos del mundo. El resultado final es la base de datos más completa sobre las observaciones de transparencia del agua marina y de la presencia de clorofila en ella que se haya realizado jamás. Contiene poco menos de medio millón de observaciones realizadas desde 1899 hasta la actualidad.
Los expertos dicen que cuando baja el plancton, como ocurre durante los ciclos climáticos de la corriente del Niño, las aves y mamíferos marinos mueren de hambre en gran número.
“El fitoplancton en definitiva nos afecta a todos en nuestras vidas”, dijo el autor central del estudio Daniel Boyce, también de Dalhouise en Halifax, Nueva Escocia. “Gran parte del oxígeno en nuestra atmósfera actual fue producido por fitoplancton o precursores de fitoplancton en los últimos dos mil millones de años”.
El fitoplancton -en parte visible, en parte microscópico- mantiene la Tierra fresca. Absorbe anhídrido carbónico impidiendo que se caliente, dijo Boyce.
Worm dijo que cuando la superficie del océano se calienta, el agua caliente arriba no se mezcla fácilmente con el agua más fría abajo. Eso dificulta que el fitoplancton reciba nutrientes
Los mayores cambios se dan en el Artico, el Atlántico sur y ecuatorial y el Pacífico ecuatorial. Solamente el Océano Indico no muestra una declinación.
Para los científicos la reducción de la biomasa de fitoplancton en los océanos está vinculada al calentamiento global.Las cifras son notables e inquietantes, dicen los científicos canadienses que efectuaron el estudio, además de un prominente científico del gobierno estadounidense.
“Es preocupante porque el fitoplancton es la divisa básica de todo lo que ocurre en el océano”, explicó el profesor de biología Boris Worm, de la Universidad Dalhousie, un coautor del estudio. “Es casi una recesión… que ha estado ocurriendo durante décadas
"El declive del fitoplancton debido al calentamiento es otra importante dimensión del cambio global que están sufriendo los océanos, que ya están muy amenazados por los efectos de la contaminación y la sobrepesca", asegura Marlon R. Lewis, otro de los autores del Departamento de Oceanografía de Dalhousie.

Fuente: revista Nature, diferentes medios de información.


(1)Los científicos analizaron información histórica de la transparencia de los océanos desde 1899. Ahí fue cuando nació el estudio de oceanografía. Para medir y comparar niveles de fitoplancton en los océanos se usaba un disco de Secchi. El disco se ataba a una soga, se dejaba descender en el agua y se medía el punto en que se desaparecía de vista. (Oceanógrafos todavía emplean este método)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada